Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Veteranos de la Guerra del Pacífico

Imagen
Muchos de los veteranos de  la Guerra del Pacífico, como en el caso mostrado en el documento extraído de los Archivos de La Gobernación de Tocopilla, regresaron y muchos de ellos se quedaron en el norte, especialmente en las salitreras gracias al desembarco de tropas consideradas como bajas en el contingente, productos de heridas de combate que se traducen en inválidos y mutilados. Por su parte el Estado se preocuparía de proporcionar y asegurar trabajos para estos luchadores en las mismas salitreras “ganadas en cruento combate”. 
Los veteranos que resultaron discapacitados tras la guerra, estaban en un escenario muy complejo, porque su reinserción a la sociedad se hacía muy dificultosa, ya que al estar mutilados limitaban su posibilidades laborales. Es así como el drama comenzaba, pues, debido a su situación física no podían emprender oficios y, por lo tanto, tener un salario para mantener a sus familia. De este modo, las recompensas y pensiones eran un bien muy importante y urgente p…

Un motín obrero al borde de la Masacre, 1892

Imagen
Fotografias, Archivo (c) fichasalitrera.cl


A finales del siglo XIX, Tocopilla un pueblo  recientemente anexionado a Chile, comenzaba a repuntar económicamente, aunque Chile acababa de vivir una cruenta guerra civil. Dicho repunte se expresaba en la implementación del ferrocarril y el auge en el porteo de la producción salitrera.

                En esta misma época, las demandas obreras por muy mínimas o masivas que fueran, eran más bien improvisadas, y por tal razón no apuntaban y ni atañían a grandes organizaciones. En otras palabras, eran espontaneas.

                A esas alturas los grandes industriales no denunciaban acción de agitadores o de organizaciones[1] que impulsaran a los operarios a actuar por sus reivindicaciones.

                Estas manifestaciones no eran puramente económicas ya que también apuntaban inicialmente a ciertas formas de control obrero de las faenas productivas a través del nombramiento de empleados subalternos,  por ejemplo. [2]

                Sin embar…

Un Alcalde Asesinado

Imagen
Marco De la Vega, nacido en 1927,  fue Alcalde de Tocopilla  cuando el país era envuelto por el torbellino de la Unidad Popular. Él sería elegido por una alta votación, para así asumir el cargo el 16 de mayo de 1971.

De pronto, los hechos se tornaron oscuros y peligrosos para la existencia de los hombres y mujeres comprometidos con la utopía socialista.

“Era militante comunista, al igual que toda su familia. Él ejerció su cargo hasta el 14 de septiembre. Incluso él tuvo una reunión con los militares, quienes le dijeron que no tenían nada contra él. Entonces él continuó en su cargo.” [1]
No obstante, Mario Arqueros, Gobernador de  Tocopilla,  dejaba el mando el 12 de septiembre. En esa incertidumbre, Marco De la Vega se llevó a su casa a su amigo Arqueros con toda su familia.

Lamentablemente llegaría un día aciago, cuando el día 14 de septiembre, al correr de la tarde, Mario Arqueros es detenido. Pronto, el Alcalde también sería detenido en la casa el día 15 de septiembre, cuando ya empi…
Imagen

El Bicentenario en Tocopilla, ¿O la expresión del histórico centralismo?

Imagen
2010, año del bicentenario de Chile, todos se aprestan a esta celebración integral de la chilenidad. Todo Chile se engalanará a través de la homogeneidad de nuestra identidad. Como si todo el país fuese indistinto.  Todos se vestirán de huasos, bailaran cuecas y se ensalzara al copihue como la flor nacional. Sin embargo esta celebración, siendo riguroso con la historia, poco tiene que ver con el norte de Chile. Al menos con las zonas anexionadas  posteriormente a la Guerra del Salitre.


Tocopilla, puerto oficializado como tal  en septiembre de  1843 por el gobierno boliviano,  se anexionó a Chile el 22 de marzo de 1879 y desde allí se configuraría un proceso de  “chilenización” profundo en la estructura cultural.


Dicho proceso consistió en el reemplazo forzoso de una cultura por otra; había que vedar y prohibir todo rasgo peruano y boliviano, para ello se usarían tres elementos claves: el servicio militar, la religión y la educación, a través de la escuela pública.


El primer hecho signi…

Amanecer en Tocopilla. Invierno de 1928.

Imagen
Las fotografías corresponden al archivo fotográfico de Holly Peterson residente en New Jersey, quien es nieta de un ciudadano sueco que trabajó en la Termoeléctrica de Tocopilla durante 1928. Fue Gustav Peterson quien registró este amanecer desde los muelles locales, retratando a su paso los faluchos, grúas y  estructuras metálicas. De fondo la Cordillera de la Costa, con esos inmensos murallones rocosos que no permiten que la nubosidad, entre ellos estratos, cúmulos o camanchacas, no atraviesen esa muralla natural. La bruma atravesada por los rayos es el panorama habitual en el puerto a la hora de la alborada. 







Fondeadero de la Covadonga

Imagen
En el sector de la actual playa El Salitre,  apareció en la mañana del 22 de mayo de 1879 La Corbeta Covadonga, embarcación que llegaba maltrecha y arruinada desde Iquique. 


Actualmente, podemos contemplar una boya que recuerda el sitio exacto en donde recaló la embarcación.


Cabe mencionar y recordar que,   La Covadonga,  en su viaje mantuvo una cadena de baldeadores destinados a  vaciar la nave por las enormes fracturas y brechas del casco. En ella venían los cuerpos sin vida de Videla, Ojeda y Téllez; los cuales fueron sepultados con coyes de tripulación y envueltos en una bandera chilena. Asimismo se dice que fueron muchos los carpinteros de bahía destinados a reparar, entre el 22 y 23 de mayo,  las innumerables averías que poseía La Covadonga.

El ayer y el "hoy"

Imagen
Fotografías: Iván Gonzalez J.

Himno Liceo Latrille

Escuela Superior de Niñas y sus locales.

Imagen
La Escuela Superior de Niñas N°2, en el transcurrir de sus largos años, ha funcionado en distintos lugares de la ciudad.                 La primera sede se ubicó en calle Aníbal Pinto N° 1592, casi al llegar a la línea férrea, allí funcionaría en un antiguo edificio. El Diario local mencionaría que era “Simbólico edificio junto al cerro, allí en lo alto de la calle Aníbal Pinto, como nueva frente, frente a la cultura para las hijas de esta ciudad. El paso de sus alumnas era silenciado esporádicamente por el paso cansino del tren  salitrero…” [1] El  local de la Escuela de Niñas, presentaba una infinidad de problemas que dificultaban su labor: la mala ubicación, la poca ventilación, el pésimo estado de la estructura y lo inadecuado del espacio, generaba grandes dificultades. Sumando el molestoso  ruido del tren salitrero. La directora, Señorita Elena del Lago, en 1936, presentaba fuertes reclamos por el mal estado de las cañerías y de la  descompostura de la instalación domiciliaria de a…